Aumentar significativamente la fuerza muscular

Aumentar significativamente la fuerza muscular

Aumentar significativamente la fuerza muscular

Aumentar significativamente la fuerza muscular. Construcción y entrenamiento muscular La fuerza es una función de los músculos. La fuerza muscular se puede aumentar significativamente con una mínima inversión de tiempo. Este es uno de los principios del método que proponemos en este libro: el entrenamiento basado en los principios de la fisiología del ejercicio.
Se trata de maximizar el potencial de un músculo tanto como lo permita su genética. Por eso la intensidad es tan importante. Para mantener esta intensidad, sabemos que el músculo utiliza un mecanismo de crecimiento, pero no ocurre lo mismo con el volumen; si no, podríamos ver maratonianos muy musculosos. En otras palabras, para aumentar el tamaño de un músculo, se necesitan estímulos fuertes, pero no muy largos.

Aumentar significativamente la fuerza muscular

Con una pequeña inversión de tiempo, es posible aumentar significativamente la fuerza. Respeta el lenguaje muscular No se trata de levantar pesas, se trata de respetar el lenguaje muscular. En el momento en que dejamos de mantener la tensión muscular, se pierde toda la eficacia y sobre todo el tiempo, lo cual es irreversible y muy costoso. No recomendamos hacer conjuntos porque no son agregados; Pongamos un ejemplo: si clavamos un clavo en un lugar, no hay necesidad de seguir cavando porque lo único que hacemos es dañar el entorno.
Nuestros cuerpos también tienen una capacidad limitada para soportar demandas estresantes como el ejercicio. Hay síntomas principales, pero los cordones de los zapatos no son uno de ellos. No significan más que un metabolismo celular incompleto, y nunca hemos funcionado correctamente, al contrario. Intentemos jugar al tenis; Si nunca antes lo hemos hecho, al día siguiente tenemos una rigidez impresionante y el tamaño muscular no ha aumentado realmente, ni mucho menos.

Aumenta significativamente la fuerza muscular con un entrenamiento adecuado

El entrenamiento que recomendamos incluye entrenamiento de tensión muscular, trabajar los músculos hasta que el músculo se rompe, progresando muy lentamente… Masa muscular comienza a perder masa muscular a la edad de 25-30 años Esto el declive se produce independientemente del nivel de actividad. Algunos estudios han demostrado que el sedentarismo o la actividad física no evitan que perdamos tejido muscular, a menos que se realicen ejercicios de musculación de forma regular y correcta.
Esto nos permite realizar las actividades que hacíamos cuando éramos más jóvenes, si podemos construir y mantener la misma cantidad de músculo que antes. Una disminución de la fuerza con la edad no es inevitable. Hacemos hincapié en este hecho, que sin duda es muy importante. Como mencionamos al comienzo de esta introducción, la fuerza para nosotros es una función de los músculos. Y con una mínima inversión de tiempo, se pueden lograr enormes ganancias en fuerza. La disminución de la fuerza con la edad no es un evento inevitable.

¿Para qué sirven los músculos?

Aumenta significativamente la fuerza muscular. La musculatura, independientemente de que nos permita realizar actividad física (por diversión o competición), tiene un impacto importante en la salud: es la defensa de nuestro organismo a lo largo de la vida. Por lo tanto, no podemos permitir que esta protección se debilite con el tiempo.
Todos los órganos envejecen, pero el músculo es el único que se regenera, cuyo buen estado hace que los demás órganos funcionen en mejores condiciones. Por ejemplo, la función hepática mejora cuando tiene una base muscular adecuada. Lo mismo ocurre con los pulmones y el corazón, órganos que a su vez intervienen en la mejora de la masa muscular.
Uno de los muchos beneficios de un sistema muscular sano y mucho más fuerte es que mejora el sistema cardiovascular. Por tanto, nos ayuda a perder el exceso de grasa, mejorar nuestra resistencia y flexibilidad, y aumentar la densidad ósea. Todo esto es posible con ejercicio físico bien ejecutado. Y eso es lo que ofrecemos en este libro, que pensamos principalmente desde una perspectiva de salud.

Aumentar la fuerza muscular

Otra ventaja de los músculos es que tienden a adaptarse a cada demanda que se les hace, y un trabajo bien hecho significa una rápida rehabilitación física sin lesiones. El propósito de la actividad física es hacernos más fuertes y preparados para participar en actividades deportivas, actividades diarias o simplemente actividades de ocio.

¿Cómo funciona un músculo?

La función de un músculo es contraerse, es decir. acerque sus extremos. Al mismo tiempo une los huesos. Es extraño que el músculo no se pueda alargar. Esto se logra mediante la contracción de este músculo antagonista o mediante presión externa. El músculo va de un extremo al otro. Al origen lo llamamos zona proximal, que suele ocupar gran parte del hueso. La inserción suele ser distal, tendinosa y ocupa una pequeña área de hueso.
Entonces el origen se refiere al lugar donde el músculo se une al hueso, generalmente menos móvil. Existen cuatro tipos de fibras musculares según su contracción, pero por simplicidad nos centraremos en dos: fibras rápidas o blancas y fibras lentas o rojas. Las fibras de contracción rápida entran en juego en situaciones en las que se necesita potencia explosiva a corto plazo, y las fibras de contracción lenta entran en juego en el entrenamiento de resistencia.
Cuando realizamos un ejercicio, las fibras de contracción lenta son las primeras en reaccionar. Aumenta la masa muscular

Aumentar significativamente la fuerza muscular

A medida que aumenta el peso, estas fibras comienzan a fallar y entran en juego fibras intermedias y posteriores de contracción rápida. Las fibras tienen proporciones fijas de nacimiento y varían de músculo a músculo y de persona a persona. El entrenamiento de alta intensidad tiene como objetivo fortalecer todo tipo de fibras, sin olvidar que solo podemos trabajar con las capacidades genéticas que tenemos: con la edad, el envejecimiento, la agilidad, la velocidad, etc., nuestros tirones rápidos. los músculos comienzan a debilitarse, dificultando nuestras actividades que antes eran sencillas.

Ejercicio que recomendamos: trabajar sobre la insuficiencia muscular

En primer lugar, el ejercicio debe ser lento. Es mucho más intenso que el trabajo tradicional (repeticiones de 1-2 segundos); te permite quemar muchas más calorías, quemar más grasa corporal y aumenta la sensibilidad a la insulina (la resistencia a la insulina contribuye a la obesidad), controlando así la presión arterial y el colesterol y los triglicéridos siempre que sigas una dieta adecuada. Y lo más importante: con menos de media hora de ejercicio por semana, se puede observar una pérdida significativa de grasa corporal.
Si sigues este ejercicio correctamente, no perderás masa muscular. Curioso, pero si ingerimos menos calorías de las que nuestro cuerpo necesita, además de usar grasa, también activamos la pérdida de masa muscular a través del ejercicio, y si a esto le sumamos ejercicio aeróbico, perdemos aún más masa muscular. Por tanto, este tipo de entrenamiento está condenado al fracaso porque conduce a la pérdida de masa muscular.
Proponemos conseguir un metabolismo quemagrasas gracias a los cambios que acompañan al entrenamiento de alta intensidad. Todos los órganos envejecen, pero solo el músculo puede regenerarse. Al trabajar un músculo hasta el fallo muscular, creamos una necesidad para el cuerpo porque hemos superado su umbral normal. Es como si el músculo le estuviera diciendo a nuestro cuerpo: “Soy importante”.

Ejercicio que aumenta la masa muscular

El ejercicio intenso estimula la enzima AMP-quinasa, que regula ciertos procesos metabólicos según el estado energético, se activa durante el ejercicio, en diabetes tipo 2 y obesidad; es decir, regula el metabolismo en condiciones anormales de energía. Algunos estudios han demostrado que la estimulación de esta enzima dura de 7 a 10 días después de un ejercicio intenso.
Esto explica por qué la grasa se puede quemar entre entrenamientos, es decir. en reposo Agonista muscular, sinergista y fijador Cuando se mueven los músculos, es importante enfatizar el papel de cada uno. Así vemos que el músculo agonista es el que produce directamente un determinado movimiento. Los músculos antagonistas son aquellos que trabajan contra la fuerza y ​​el movimiento producido por otro músculo (agonista). (seguiremos en el próximo artículo).

Si deseas más información de, Aumentar significativamente la fuerza muscular, contacta con nosotros.

No Comments

Post A Comment